Blog Fitness de 【Claudia Rivas Fit 】

Verdades y mentiras sobre las golosinas

Verdades y mentiras sobre las golosinas 1

Verdades y mentiras sobre las golosinas 2Alrededor de los dulces o golosinas se ha tejido una imagen negativa que los describe siempre como perjudiciales para la salud, surgiendo de ellos una cantidad enorme de mitos algunos incluso rayando la ridiculez.

Como todo en exceso los dulces son perjudiciales, pero lo cierto es que la energía inmediata que proporcionan las golosinas azucaradas difícilmente se obtienen de alguna otra fuente alimenticia, aún así, hay que aprender cuando consumirlos al momento de balancear una dieta.

Mitos sobre las golosinas

Las golosinas engordan: este mito es una verdad a medias. Para una persona que se ejercita de forma regular los dulces se convierten en una excelente fuente de energía sin el riesgo de subir de peso, pero en personas sedentarias, con malos hábitos alimenticios y con el agravante de beber alcohol de forma regular, sin duda alguna las golosinas lo harán subir de peso de forma considerable.

Los dulces causan gastritis: según los expertos esto es un mito que nace de la desinformación de las personas. Los dulces no tienen efecto directo alguno sobre el estomago como si lo tiene el alcohol o las comidas muy condimentadas.

El chocolate es un excelente antidepresivo: este mito nace de la colectividad y, en uno que otro caso, de los medios. Es muy común ver en series de televisión y en películas como las mujeres recurren al chocolate como método para aliviar la depresión pero, ¿es esto verdad? El chocolate, al tener cafeína, actúa a nivel cerebral y del sistema nervioso produciendo una sensación de tranquilidad, por lo que se puede decir que efectivamente el chocolate es un estimulante.

Es malo comer dulces en ayunas: muchas personas desaconsejan consumir caramelos en ayunas porque es malo para la salud. Según los especialistas, los niveles de azúcar son muy bajos en la mañana y al ingerir dulces con el estómago vacío es posible experimentar una leve hipoglicemia, la cual se manifiesta en forma de mareos.