Blog Fitness de 【Claudia Rivas Fit 】

Tips para el cuidado de la piel sensible

Tips para el cuidado de la piel sensible 1

El invierno es una temporada donde el paisaje se torna blanco, limpio, digno de una postal, pero que puede llegar a ser una pesadilla para aquellas personas que sufren de piel sensible.

La piel sensible es el enrojecimiento por irritación de la piel causado por agentes externos como pueden ser el sol, el frío, el humo, o incluso algunos productos de uso cotidiano como perfumes y jabones. Este tipo de enrojecimientos pueden ser aliviados, tratados e incluso prevenidos si se sabe qué tipo de productos utilizar para ello.

Tips para el cuidado de la piel sensible

El primer consejo para prevenir los síntomas de la piel sensible es utilizar un limpiador facial suave y un tónico calmante. El uso de protector solar es de uso obligado en personas con piel sensible, independientemente del clima. Además, utilizar tres veces por semana una mascarilla rica en antioxidantes mejorarán de forma considerable la condición de la piel, haciendola menos propensa a reacciones alérgicas.

Aunque el sentido común le diga lo contrario, el día a día de su régimen para limpiar la piel debe permanecer simple para evitar la aparición de brotes y poder identificar a qué productos su piel reacciona de forma negativa. Si desea aventurarse con un nuevo producto es recomendable hacer una prueba utilizando para ello una pequeña muestra. Para ello aplique en su brazo y en el cuello una pequeña cantidad del producto que va a utilizar y espere 24 horas para ver si apareció alguna reacción antes de comprar ese producto.

Si algún producto en particular le está generando reacciones adversas en la piel intente identificar exactamente qué compuesto podría estar causando esto. Técnicamente cualquier cosa puede generar alergias, sin embargo entre los compuestos más comunes se encuentran las fragancias y los colorantes artificiales, el aluminio y los conservantes sintéticos.

Desafortunadamente los conservantes sintéticos son necesarios en todos los productos para el cuidado de la piel, aún así, existen alternativas naturales como las vitaminas A, B,  C y E. Por último, utilice tónicos libre de aceites y bálsamos para la piel.