Blog Fitness de 【Claudia Rivas Fit 】

Mitos sobre el cáncer de mama (I)

Mitos sobre el cáncer de mama (I) 1

El cáncer de mama es la neoplasia maligna más frecuente entre la población femenina, hecho que ha generado la conformación de cientos de campañas alrededor del mundo para la concientización del peligro latente que representa este cáncer para todas las mujeres. Esto ha generado la aparición de multitud de mitos sobre el cáncer de mama, mitos que en la mayoría de los casos solo generan desinformación y temor entre la población.

Mitos sobre el cáncer de mama

  • Mitos sobre el cáncer de mama (I) 2Solo aquellas mujeres con historial familiar de cáncer de seno están en riesgo: curiosamente el 70% de los casos de cáncer de mama no tenían factores de riesgo identificables. Sin embargo, el historial familiar aumenta el riesgo de la siguiente manera: si un familiar en primer grado (hermana, mama) lo ha padecido el riesgo de contraerlo se duplica. Si dos o más familiares en primer grado han sido víctimas de este cáncer el riesgo se incrementa aún más.
  • Utilizar brasier con aro incrementa la posibilidad de contraer cáncer de mama: este mito afirma que el aro de esta clase de brasier comprime el sistema linfático de la mama, lo que produce una acumulación de toxinas que termina derivando en un cáncer de mama. Este mito ha sido completamente desacreditado por no tener fundamentos científicos, de hecho, el consenso general es que ni el tipo de brasier que lleves ni qué tan ajustada sea la ropa interior que uses incrementa el riesgo de padecer cáncer de mama.
  • La mayoría de tumores de seno son cancerosos: la realidad es otra. El 80% de los bultos que se producen en el seno son tumores benignos o simplemente quistes. Aún así, es importante la realización periódica del autoexamen y, en caso de detectar cualquier anomalía, reportar inmediatamente con el médico ya que la detección temprana de un cáncer de mama es completamente beneficiosa.
  • Exponer un tumor al aire durante la cirugía hace que el cáncer se propague: esto es completamente falso, al menos hasta donde se ha podido investigar. En algunos estudios en animales, la extirpación de un cáncer primario ha evidenciado que en algunos casos éste suele dispersarse, sin embargo, solo lo hace de forma temporal.
  • Los implantes de senos pueden aumentar el riesgo de padecer cáncer: según un estudio, las mujeres con implantes de senos no corren un mayor riesgo de padecer un cáncer de mama que cualquier otra mujer. Aún así, es un hecho que las mamografías normales no siempre funcionan en mujeres con implantes, por lo que a veces es necesario recurrir a la utilización de rayos x para poder examinar el tejido mamario correctamente.
  • Toda mujer tiene 1/8 de posibilidad de contraer cáncer de mama: este mito es relativamente cierto ya que el riesgo se incrementa con la edad. A los 30, una mujer tiene 1/233 de probabilidad de ser diagnosticada con cáncer de mama, aumentando este riesgo hasta 1/8 al llegar a los 85.
  • Utilizar antitranspirantes incrementa el riesgo de adquirir cáncer de mama: la Sociedad Americana contra el cáncer desmintió este mito, aunque admiten que aún necesitan investigar durante más tiempo. Un pequeño estudio realizado encontró restos de parabenos en una pequeña muestra de tumores de cáncer de mama. Los parabenos son utilizados como conservantes en algunos antitranspirantes, aún así, el estudio no pudo establecer una relación directa entre los parabenos y el cáncer de mama.
  • Las mujeres con senos pequeños tienen menos riesgo de contraer cáncer de mama: este mito es completamente falso. Si bien es cierto que aquellas mujeres con senos grandes tienen más dificultad al momento de detectar la aparición de masas o quistes en los senos, la relación tamaño/probabilidad es inexistente. Tanto mujeres con senos grandes o senos pequeños tienen las mismas posibilidades de adquirir este cáncer.
  • El cáncer de mama siempre se presenta en forma de bultos: otro falso mito. Si bien un bulto puede ser indicio de un cáncer de mama, las mujeres deben estar pendientes de cualquier cambio extraño en la fisionomía del seno. Hinchazón, irritación en la piel, formación de hoyuelos, dolor en el pezón o retracción de éste, engrosamiento de la piel del pezón o secreciones que no sean leche materna son algunas de las señales a tener en cuenta ante un posible cáncer de mama.
  • No es posible contraer cáncer de mama después de una masectomía: tristemente la realidad es diferente. Algunas mujeres pueden adquirir cáncer de mama luego de haberse practicado una masectomía. Incluso, dicho cáncer puede aparecer encima de la cicatriz. Aquellas mujeres con un alto riesgo de padecer cáncer de mama que han retirado sus senos como medida profiláctica o preventiva aún presentan riesgo de desarrollar cáncer de mama, aunque el riesgo es completamente mínimo.