Saltar al contenido
MYP

Mitos de la suplementacion deportiva

mitos de la suplementacion deportiva

Ya sea con fines estéticos, lúdicos o de desarrollo físico, los entrenamientos para cualquier deportista siguen tres directrices básicas e imprescindibles: ejecución correcta de los ejercicios, alimentación adecuada y descanso suficiente.

– La realización adecuada de la actividad es esencial para alcanzar los objetivos y evitar lesiones.

– La alimentación es imprescindible para responder a las necesidades energéticas de la actividad, tanto del momento como del tiempo de recuperación.

– El descanso es necesario para una buena recuperación que permitirá asimilar los beneficios de la actividad así como afrontarla nuevamente.

 

Ahora bien, aunque esta base se adhiere a cualquier entrenamiento o práctica deportiva, existen muchos mitos y falsas creencias que pueden ser contraproducentes y, incluso, perjudiciales para la salud. Por ejemplo, hay tendencia a creer que entrenar de forma diaria y con mucha intensidad desarrollará exponencialmente la musculatura.

Ciertamente, esta perspectiva nos puede inducir a un sobre entrenamiento, el cual puede terminar provocando una lesión grave.

Estos falsos mitos también llegan al ámbito de la alimentación, tanto en cuanto a una deficiencia consciente para perder peso, como una aportación exagerada para conseguir una musculatura hipertrofiada. El uso abusivo e inadecuado de algunos de los productos correspondientes a la “suplementación deportiva” ha hecho que esta adquiera una fama, tal vez, inmerecida.

Cuando hablamos de suplementación no es otra cosa que aquellos elementos que se encuentran comprendidos en los alimentos pero que, debido al desgaste extra imbuido por la práctica del deporte, no podemos ingerir con una alimentación básica. Así, pues, los suplementos no dejan de ser proteínas, hidratos de carbono, vitaminas y minerales que sirven para suplir la falta nutricional que representa realizar actividad física.

Las proteínas cumplen funciones esenciales para el metabolismo así como funciones estructurales. Esto último quiere decir que, de alguna manera, las proteínas representan los ladrillos con los que construimos nuestro cuerpo.

Los hidratos de carbono también cumplen una función estructural, pero esencialmente sirven como fuente de energía. Se dividen en carbohidratos simples o compuestos dependiendo de su metabolismo, inmediato para los simples y lento y progresivo para los complejos.

Cada vitamina y mineral cumple una función específica, pero en términos generales podríamos decir que estos micronutrientes son el complemento indispensable para que el organismo pueda desarrollar los procesos básicos para asegurar el desarrollo, la salud y el bienestar. De esta manera ayudan en el metabolismo de los macronutrientes, el crecientemente, al sistema inmunológico …

Una dieta básica debería disponer de todos estos elementos de manera suficiente para garantizar el correcto funcionamiento del organismo. Ahora bien, la actividad física supone, además, un gasto extra de todos estos nutrientes. Por este motivo es recomendable introducir en la alimentación los suplementos nutricionales.

Una alimentación adecuada junto con una suplementación recomendada por un profesional sirven, por un lado, para responder ante la exigencia energética durante la práctica deportiva y, por otro, para la recuperación posterior y, al menos, esta será la clave para obtener buenos resultados.

 

 

No debemos confundir la suplementación deportiva con el dopaje o las sustancias farmacológicas.

 

Los suplementos no dejan de ser proteínas, hidratos de carbono, vitaminas y minerales que sirven para suplir la falta nutricional que representa realizar actividad física.

 

Una suplementación recomendada por un profesional debe servir para responder ante la exigencia energética durante la práctica deportiva y / o para la recuperación posterior.

Mitos de la suplementacion deportiva
5 (100%) 1 vote
error: Content is protected !!