Blog Fitness de 【Claudia Rivas Fit 】

Los beneficios del ejercicio físico en la lucha contra la obesidad infantil

Aproximadamente en los últimos 30 años, la obesidad ha sido un problema creciente e incluso se ha convertido en un problema de salud pública, y los niños constituyen una gran parte del público en estas condiciones. Los orígenes y las consecuencias de la obesidad infantil son innumerables y también deben tenerse en cuenta en relación con los trastornos alimentarios y sus consecuencias psicológicas y fisiológicas para el desarrollo de los niños.

Por un lado, hay enfermedades fisiológicas relacionadas con los hábitos alimentarios asociados a la obesidad, como la diabetes, la hipertensión, las enfermedades cardiovasculares y que pueden acompañar a los niños hasta la edad adulta. Por otro lado, también hay consecuencias emocionales tales como baja autoestima, sentimientos de rechazo y trauma causado por la intimidación, entre otros problemas.

En la adolescencia, estos problemas pueden repercutir en otros trastornos, como la anorexia, la bulimia, la vigorexia y otros, ya que la obsesión malsana por un cuerpo perfecto puede ser consecuencia del “trauma” de ser un niño obeso o estar fuera de los estándares estéticos. Los ejercicios físicos iniciados en la infancia, asociados a otros hábitos saludables, son excelentes combatientes de estos graves problemas. Entiende por qué:

Fortalece la salud del niño y aumenta la inmunidad

Los niños, debido a que se están desarrollando, pueden tener una mayor propensión a enfermedades, infecciones y otras enfermedades físicas, debido a que el sistema inmunológico no está perfectamente desarrollado, y el cuerpo se concentra en otras funciones del proceso de crecimiento.

Los ejercicios físicos ayudan al cuerpo a funcionar con más vigor y armonía, fortaleciendo sus procesos internos, y una estética saludable es sólo la consecuencia más superficial de esta práctica. Así, las actividades físicas pueden hacer al niño más resistente y estimular otros hábitos saludables, favoreciendo su salud y aumentando su inmunidad contra las enfermedades.

La práctica de ejercicios físicos mejora la autoestima

Un cuerpo hermoso marca la diferencia para cualquier ser humano porque le permite sentirse más seguro de sí mismo y evita que sea objeto de “bromas” desagradables. Sin embargo, además, la práctica de ejercicios físicos es responsable de la liberación de endorfinas, haciendo que el equilibrio emocional sea más fácil de experimentar debido a la sensación de placer y satisfacción. Por lo tanto, la elevación de la autoestima es una de las consecuencias.

Desarrolla coordinación e inteligencia corporal

El desarrollo tecnológico ha llegado a los juguetes, haciendo que buena parte del ocio de los niños esté frente a una pantalla: televisión, ordenador, videojuego, móvil, tableta, etc. Todo el mundo sabe que el resultado de esto es el creciente estilo de vida sedentario de los niños, que puede tener como una de sus consecuencias la obesidad. Otro impacto del estilo de vida sedentario infantil del que menos se habla es el bajo desarrollo de la coordinación corporal (y no sólo de los movimientos finos) y la respectiva inteligencia física, que se refleja en todo el proceso de crecimiento.

La práctica de ejercicios permitirá al niño desarrollar esta capacidad y la relación con el cuerpo, ayudando en la mejor realización de diversas actividades rutinarias, como caminar, correr, cargar objetos, bailar, subir y bajar escaleras, entre otras.

Expande las habilidades sociales y relacionales

Deja tu comentario!